Propiedades del jabón de aloe vera y cómo hacerlo

Todos queremos tener una piel suave y bonita, muchas veces para lograr este objetivo invertimos nuestro dinero en miles de cremas y productos que terminan teniendo poca efectividad sin darnos cuenta que la naturaleza nos pone al alcance de nuestras manos y de nuestros bolsillos una planta con propiedades increíbles para la piel: el aloe vera.

Propiedades del jabón de aloe vera y cómo hacerlo

Propiedades del jabón de aloe vera y cómo hacerlo

 Esta planta, también conocida como sábila tiene una consistencia gelatinosa y posee grandes cantidades de compuestos beneficiosos para nuestra piel. ¡Sigue leyendo para saber cómo hacer jabón de aloe vera y cuáles son sus principales propiedades!

Principales propiedades del jabón de aloe vera

El jabón de aloe vera contiene polifenólicos, esto significa que tiene propiedades astringentes, las cuales sirven para mejorar la piel, cerrar o reducir los poros abiertos, limpiar los excesos de sebo y retraer los tejidos provocando así una mejor cicatrización.

Así mismo, el jabón tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, esto es sumamente necesario el día de hoy, por la pandemia y los efectos a la salud que ha ocasionado. Siempre es bueno tener algún producto que realice una limpieza profunda y qué mejor que un jabón natural.

De igual manera, debido a su principal componente, la sábila, este jabón tiene propiedades hidratantes, perfectas para pieles secas y mixtas.

Pasos para hacer jabón de aloe vera

Ingredientes

Preparación

  1. Lo primero que debemos hacer es retirar el yodo de las pencas de aloe vera, para ello deberás sumergir las pencas en un bowl con agua durante toda una noche. Al día siguiente, notarás que el agua tendrá un color amarillo fuerte, procederás a lavar las pencas y listo.
  2. Tras esto corta las pencas por la mitad y extrae todo el gel, déjalo en un recipiente y sepáralo
  3. A continuación, derrite el jabón de glicerina en un bowl a baño maría.
  4. Después añade el gel extraído de aloe vera, las cucharadas de miel y el aceite que elegiste (opcional esto último).
  5. Ahora, calienta el aceite de oliva hasta que se entibie. Una vez suceda esto, intégralo en el bowl con los demás ingredientes
  6. Con una batidora o a mano, revuelve la masa hasta que quede homogénea y espesa.
  7. Ahora sí, el paso final. Vierte la masa en un molde para jabón y déjalo reposar en la refrigeradora por un día y ¡listo!
Salir de la versión móvil