Cómo rezar la oración del Ave María

La oración dirigida a la virgen María, a través de ella, miles de millones de usuarios es donde tienen un encuentro filial con nuestra Madre del cielo. La avemaría para poder venerar a nuestra madre sirve para brindarle gracias o pedirle a ella que interceda por nosotros.

Pasos para rezar el Ave María

Te recomendamos algunos pasos para aprender a rezar bien el Ave María o incluso podemos renovar el modo en que lo hacemos. Cuando realizamos la oración con debida conciencia y con mucha calma, el Espíritu Santo hará que vayamos sensibilizándonos cada día más nuestra relación filial con Ella, tal es así que cada vez que apenas pronunciemos las primeras líneas del avemaría, surgirán profundas resonancias del corazón que favorecerán el contacto de fe y amor con la Santísima Virgen.

En primer lugar, nos debemos acordar siempre de ella. Puede ser con la memoria o ayudándonos de una imagen y nos colocamos espiritualmente en su presencia. Nos pondremos justo delante de la Virgen María que está en los cielos, no a través de una estatua de mármol o de una estampa, sino a través de su persona; las imágenes convierten a las personas presentes en el momento, como ejemplo, las fotografías de los grandes momentos o de nuestros seres queridos.

En segundo lugar, tenemos que tener un acto de confianza filial, amor, cariño, ternura para con nuestra madre.
Si hemos conseguido tenerla presente, podemos ya establecer un contacto de fe y amor con María; si no, las peticiones, la oración no nos pondrán en contacto con ella. De lo contrario, nos acercaremos a ella con la confianza y el cariño con los que todo buen hijo se acerca a su madre, mostrándole gratitud, cariño, afecto y también de obtener de ella lo que necesitamos, seguros de que nos mirará con amor y nos escuchará con atención.

Subir