Cómo crear un plan de vida

Sin embargo, hay cosas en nuestras vidas que no controlamos, hay que tener una noción de continuidad que es muy importante para la plena experimentación de lo que el mundo nos depara.

En esta nota te mostraremos varios consejos sobre cómo iniciar y crear un plan de vida y de qué forma lo podemos aplicar.

A veces puede que resulte paradójico, pero en muchas oportunidades pensamos que, tener muy claras nuestras opiniones sobre todo tipo de temas, pero no tenemos ni idea sobre lo que podemos hacer con nuestras propias vidas.

Por eso, es importante aplicar y desarrollar y un plan de vida, nos da la posibilidad encontrar un proyecto con el que nos identificamos. Sin embargo, muchas veces aparecen momentos de crisis en donde el plan de vida no tiene sentido. Pero estos periodos de perplejidad no tienen por qué dejar inconclusa la idea en sí de tener objetivos y estrategias para acercarnos a ellos; solo se nos exige crear un nuevo plan de vida.

Por eso, vamos a ver qué pasos tenemos que dar para elaborar un plan de vida a la medida de nuestras metas.

Analiza tus expectativas de vida

En primer lugar, hay que detenernos a pensar en cual es la imagen de un margen de cambio realista sobre las condiciones de nuestra vida. Si en alguna oportunidad nos obsesionamos con nuestros objetivos que solo llegamos a alcanzar siendo multimillonarios, como, por ejemplo, simplemente eso nos hará caer una y otra vez en la frustración, o bien postergar tanto la persecución de nuestras metas que de poco nos alejen y vayamos olvidando del plan de vida.

Determina tus valores

Hay que tener en cuenta que, ningún plan de vida será prospero si va en contra de nuestros valores. Sin duda alguna, hay que tener claro cuáles son aquellos a los que les concedemos una mayor importancia. Por eso, lo mejor es hacer una lista en la se consten los valores que consideremos más relevantes, y luego ordénalos según su importancia.

Determina tus necesidades

Solo pensemos en los que más nos llena, ojo no solo pensemos en los deseos del momento, pensemos en aquellos objetivos generales que creamos que pueden abarcar nuestros proyectos vitales. He incluso podemos hacer lo mismo que el paso número dos y realiza un listado de necesidades y ordénalas priorizando las que sean más relevantes para ti. Debemos seleccionar y quedarnos con tres de estas, ya que, si tratas de aspirar a varias, posiblemente no puedas involucrarte demasiado en todas ellas.

Subir